LABERINTO

EL LABERINTO: es uno de los símbolos más antiguos de la humanidad. Hechos en piedra o trazados en el suelo se hacían recorrer hasta llegar a su centro para hacer una oración, recibir una iniciación o realizar rituales.

El campo energético del trazo y los giros en forma de espiral que marcan el camino en su interior desbloquean, armonizan y sanan a las personas. Durante la época medieval El Laberinto teocéntrico simboliza el duro camino hasta dios con una sola entrada (El nacimiento) y un centro claramente definido (DIOS).

El Laberinto se camina en silencio y atento a la respiración para lograr la introspección y la expansión de la conciencia. Ofrenda cada paso que das por tu propia paz y la paz del mundo.

 

TE INVITAMOS A RECORRER NUESTRO LABERINTO.